Las TICs como religión ultraortodoxa



No es raro encontrar en la red un optimismo excesivo respecto al uso de las TICs como herramienta educativa. Los docentes podemos estar tentados a utilizarlas como tabla de salvación que camufle de manera impostada las deficiencias de nuestra labor, o concederles un valor superlativo a la hora de configurar nuestra metodología dentro del aula, obviando otros métodos igual o más eficaces. 

Lo cierto es que las TICs no siempre son una herramienta adecuada para aprender y casi nunca debieran ir desprovistas del apoyo de otros recursos más convencionales, pero de enorme ayuda. Sin embargo, una especie de integrismo tecnológico empieza a adueñarse de no pocos docentes, especialmente en aquellos que como el que escribe se dedican a motivar al resto de compañeros para que utilicen las TICs en su día a día en el aula y fuera de ella.

Este integrismo se caracteriza por una confianza excesiva en las TICs como metodología didáctica, llegando incluso a pensar que deben ser utilizadas de manera integral y definitiva en todo el proceso de enseñanza y aprendizaje. La misma administración educativa se ha dejado tentar por este maximalismo ingenuo, bajo la promesa de que las TICs pueden ahorrarles una buena parte de los gastos que la educación tradicional les exige.

Pero ya estamos en condiciones de pasar del sueño dogmático a la sensatez. Tenemos datos suficientes como para empezar a evaluar de manera serena y contrastada determinados recursos e integrarlos en modelos metodológicos flexibles, que vean las TICs como un gadget más con el que provocar en nuestros alumnos las ganas de aprender y su acceso al mundo adulto. La lógica impone una visión más maleable de lo que debe ser un recurso educativo. 

Es difícil concebir a día de hoy que un profesor limite su metodología al único recurso del libro de texto como puerta al aprendizaje. Existen numerosas herramientas, impliquen el uso de TICs o no, que han demostrado ser fieles aliados dentro del proceso de aprendizaje. Integrarlas de manera equilibrada es el reto del docente contemporáneo. Tan inadecuado es cerrarse a los cambios como ceder al culto tecnológico como redención. Por eso, todas las sirenas que susurran al oído del docente las bondades de las TICs -vengan de la Administración o desde dentro de nuestros centros de trabajo-, sin tener en cuenta los contextos y la experiencia previa, son humo o venta de crece pelo. El modelo más creíble pasa por el uso de múltiples recursos, desde los tradicionales hasta la app más rutilante. Lo que importa no es tanto el recurso que se utiliza cuanto la metodología con la que integramos nuestras herramientas al contexto de aprendizaje.

En este sentido, la experiencia demuestra que toda metodología que no socialice los aprendizajes y que no implique al alumno en el proceso de aprender está hueca, le falta algo importante. Aprender haciendo y compartir lo aprendido son esencias de un modelo más que plausible, en el que las TICs operan a modo de herramientas privilegiadas, pero no exclusivas.

He elegido la imagen de arriba como un ejemplo recurrente de cómo no hay que enseñar. Por supuesto, no sabemos si el docente que ha hecho uso de esta herramienta lo hizo de manera aislada de otros recursos, pero tomada en solitario viene a ser una metáfora de cómo a veces las TICs no ayudan a aprender lo relevante. De este ejemplo podemos reflexionar acerca de cómo no basta con hacer un crucigrama para enseñar a nuestros alumnos valores cívicos. De hecho, está demostrado en estos casos que es más eficaz el debate entre iguales que la charla moralizante del profesor o la comprensión de conceptos éticos.

En fin, el que escribe está más que convencido de que más que crear congresos, seminarios y jornadas destinadas a mostrar contenidos TICs extraordinarios, sería más acertado empezar a debatir sobre los modelos metodológicos en los que debieran integrarse estos gadgets. De lo contrario, estaremos condenados a repetir una y otra vez los mismos errores que caracterizaron a la vieja pedagogía.

3 comentarios:

Pedro M. G. dijo...

Coincido contigo en muchas de las cosas que expones. Me he acordado de que el jueves hay un evento en internetenelaula llamado ¿Miedo a las TIC?
Te dejo el texto de la invitación y el enlace:


Internet en el Aula Red social docente para una educación del siglo XXI Red Social IN… Red Social INTEF Red Social INTEF te ha invitado al evento 'Webinar "¿Miedo a las TIC? Crea con TIC?"' en Internet en el Aula! Revisa "Webinar "¿Miedo a las TIC? Crea con TIC?"" en Internet en el Aula Red Social INTEF Webinar "¿Miedo a las TIC? Crea con TIC?" Hora: octubre 25, 2012 de 7:30pm a 8:30pm Ubicación: Wiziq Organizado por: Red Social INTEF Descripción del evento: Javier Ramos Sancha, @javiramossancha, y Julián Sanz Mamolar, @julisanzmamolar, presentan el trabajo desarrollado por la sección bilingüe del Colegio San Gregorio de Aguilar de Campooen el tercer ciclo de Educación Primaria uniendo el bilingüismo y las TIC: cómo el alumno llega a crear sus propios contenidos y recursos gracias a la ayuda de las TIC. Lugar del evento Calcula tu hora geográfica Ver más detalles y enviar RSVP el Internet en el Aula: http://internetaula.ning.com/events/event/show?id=2016246%3AEvent%3A3

Antonio Ruiz dijo...

Me parece una opinión muy serena sobre las TIC, de hecho pienso que ese es el estado que se alcanza cuando, a través de la experiencia y el conocimiento, se acaba eliminado toda esa costra de "integrismo tecnológico" como bien lo llamas.

Pienso que entorno a las TIC hay mucho interés creado entorno a la comercialización de sus productos y servicios, por tanto existen fuerzas mediáticas y muchos amplificadores para que las tecnologías se conviertan en algo de culto, máxime cuando son cuestiones nuevas que no todo el mundo conoce.

Entorno a las TIC hay muchos flecos que cortar, uno de ellos es su aplicación didáctica, pero hay no tengo opinión técnica formada pues mi postura es como padre y no como docente, sin embargo hay otros muchos aspectos a considerar que si están relacionados con el uso en el hogar y con el acceso de los menores a estas tecnologías.

Al final todo esto no son más que herramientas y del buen uso que se haga con ellas dependerá el resultado.

Saludos.

Mariela Alvarez dijo...

Muy interesante, creo que esto me puede ampliar el panorama, decidí
iniciar una licenciatura online de Mercadotecnia en la UTEL y esta
información es muy útil para mí. Gracias!